domingo, 31 de agosto de 2014

OFERTA ILIMITADA DE CRÉDITO.

No siempre con Manuela las cosas fueron bien. Lo cierto es que cuando una persona nos quiere, nos quiere de verdad, nos da una oferta ilimitada de crédito.

Uno en todos estos años de estar con ella ha decepcionado unas cuantas veces, le he dejado colgada otras , he omitido algo adrede, o  escurrí el bulto cuando deseaba algo con todas sus fuerzas.

Y ella se ha comido el marrón

También hice cosas que de ninguna manera ella esperaba que yo hiciera, o me he comportado como no debe hacerlo un caballero.

Pero ella, en lugar de cortar el crédito y dejarme a la intemperie, en pelotas y desangelado, espera a ver si no siempre uno es así, a ver si sienta la cabeza, a ver si luego, en otro momento, se da cuenta de que hay alguien más que él y sólo él, a ver si recapacita un poco...incluso pensó si ella misma puede llevarme con más tacto.

Quizás no es amor, es más que amor.

sábado, 30 de agosto de 2014

UN SENTIDO NUEVO.


Hay cosas, acontecimientos, palabras que oyes y que no te dicen nada. Pero en otra situación, esa misma palabra… ¡joder!, te cambia la vida. 

Paseo por la Antigua , en Valladolid, de allí callejeo hasta San Pablo, y me pierdo por un callejón cerca del  museo de escultura y, derepente sientes que estás en uno de los lugares más bonitos del mundo. 

Podrías estar en el País de las Maravillas y para ti sería lo mismo. Hasta que un día, por casualidad, porque se te cae algo al suelo, al incorporarte ves una estatua, un rincón , una fachada. Y te quedas maravillado. 

Esto es todavía más aplicable a las palabras. A los veinte años, a los treinta, a los cincuenta, puedes oír a quien sea diciéndote lo que sea, te da igual. Y, derrepenete, depronoto, descubres un sentido nuevo a la letra de una canción, es un hallazgo, como una luz nueva que le da brillo a todo.

Con el amor sucede algo parecido, si es de quilates. Parece que ya está todo dicho, todo visto, todo rutina y costumbre...¡y aparece otra Manuela! , ¡  distinta, nueva, imprevisible!

Mi padre era un sabio. Con frecuencia se extasiaba ante un paisaje, o un detalle nimio. Una mañana , durante una excursión me llamó la atención  sobre una mariquita. La puso en la palma de la mano y me hizo observar su belleza.

A mi aquello me parecía un coñazo. Yo sólo quería que aquel hombre me dejara en paz, y escapar de su sombra para echar un cigarro

Hoy veo una mariquita  sobre una brizna de hierba, y entiendo muy bien a mi padre: me siento parte de ese mundo maravilloso.

viernes, 29 de agosto de 2014

EL HILO.


¡Cuánto enseña el dolor enamorado!

En la vida hay un camino, y lo gracioso es que no te das cuenta hasta que sucede algo con la suficiente entidad para verlo todo con claridad.

O cuando se está acabando ese camino.

Estos días, gracias a la E.L.A. que le han diagnosticado a Manu, vuelvo con frecuencia la mirada atrás y digo: «¡Anda, mira! Hay un hilo!».

Estos años que hemos vivido juntos no ves el hilo, pero estaba.

Porque tú crees que todas las decisiones que tomas, todas las elecciones que haces, están determinadas por tu libertad, pero eso es un cuento. Están determinadas por algo de tu interior que es ante todo una vocación, una especie de instinto.

De repente: «¡Uala, hay un hilo!».

Quiero decir que intenté ser periodista, fui a hacer las pruebas de entrada en la Universidad de Navarra (me entrevisté con un tal Amestoy) y no salí bien parado. Por esa razón fui a Barcelona, y me matriculo en Derecho e Historia. Abandono Derecho, y viendo que ando desnortado, pirándome las clases de Historia, me buscan un trabajo de becario en Viaró...a los 22 años de edad me escapo del centro donde vivo, en mayo, y marcho a Madrid, Cádiz, Málaga. Escapo. No sueño más que en escapar. Toda mi vida, hoy lo veo mejor que nunca, ha sido una huida.

Me encuentran en Granada , y vuelvo a redil. Había huido un mes y medio.

Escapé de Barcelona, de Lérida, de Tarragona, de Valladolid. No importaba la escusa, normalmente asuntos de mujeres, pero eso era lo que buscaba para poder huir.

Era una carrera en el desvarío.

Mientras tanto, me movía de aquí para allá, una actividad sin sentido, dejándome arrastrar por mi forma de ser. Sin tiempo siquiera a parar y juzgar mis actos. Leía todo lo que caía a mi alcance con una voracidad irrefrenable para escapar de la rutina de los días, ascendía montañas llevado de la fiebre de moverme, escapar otra vez de la monotonía.

Bebía con manguera en largos paseos por barrios donde nadie me conociera.

Y, simultáneamente, todo marchaba. Daba el pego. ¡Ay, si me vieran por dentro!

Sí, hay un hilo. ¡Lo veo tan claro!

Los años de la niñez, la adolescencia, tan divertida y atormentada, los jesuitas, la piedad de un niño que tiene miedo, la Virgen, los padres, los hermanos, las canciones, las expulsiones de los colegios, repetir curso, mi encuentro con el opus, todas mis aventuras sexuales y no sexuales, la imaginación desbocada, las ganas de reír y vivir como fuera, los arrepentimientos...y, de repente, un cruce de caminos: ¡¡¡Manuela!!!

Y todo tiene sentido. El alma se aquieta, las pasiones se ordenan, la carne se acompasa al ritmo de ella, y se reza de otra manera. Toda esa vida anterior ha tenido que suceder de esa manera para llegar donde estoy.

Ves un árbol, pero no ves el humus, la mierda que hay en sus raíces. Es la mía, y gracias a ella soy el árbol que encontró Manuela.

Y ella también encuentra ese hilo en su biografía, ¡tan intensa!. También es el árbol que encontré, y me importa nada de qué se nutrieron sus raíces para ser tan maravillosamente hermosa.

Sí: todos tenemos un hilo. Ojalá lo descubras.

jueves, 28 de agosto de 2014

EL INDIO.


Cuando era pequeño me pasaba horas a solas en casa jugando con pequeños muñecos de indios, vaqueros, y ejércitos de soldados yankees.

Eran unas pequeñas piezas de plástico, con una base gris que permitía sostener al combatiente. El resto lo ponía la imaginación.

Con las sábanas, ideaba montañas, valles, desfiladeros, y perdía el sentido con guiones absolutamente desquiciados.

Pero siempre terminaban igual esas batallas: ganaban los indios.

Me daban mucha pena, la verdad.

Había uno de ellos que, en fin, de ser en la vida real, el pobre no hubiese durado diez segundos: tenía una pierna mordida (yo era un niño nervioso, de los que se comen las uñas, los pellejos de los dedos y mordisqueaba los tapes de los bolis).

A ese indio le había pegado una buena soba de mordiscos, y el hombre estaba con una pierna bastante jibada. Además, tampoco tenía arco, aunque sí la pose de disparar una flecha.

Y, para colmo, tenía las piernas inmensamente arqueadas, pues el caballo que debía galopar con nuestro sioux por las praderas, a saber dónde cojones estaba. Y en qué situación.

A ese indio, no me preguntéis la razón, era al que peor trataba: se caía por barrancos, le zumbaban a gusto los yankees, le disparaban desde los carromatos y caía mordiendo el polvo...¡pero siempre ganaba!

Siempre es siempre. Ganaba, además, cuando todo estaba perdido. Era fácil: lo cogía con mis dedos, y con ruidos guturales que acompañaban la hazaña, el cojo, manco, y jodido indio, se liaba contra todos, repartía guantazos a diestro y siniestro, se montaba sobre el caballo del mismísimo general Custer y, encima, se largaba con la bella Lucy, la hija de Cawright, el dueño del Arizona.

Por supuesto, fue Lucy la que le pidió irse con él, enloquecida de amor por Pluma Rota.

Así fue, hasta que un día caí en la cuenta que eran muñecos, y me fui con otros indios, otros carromatos, otros Custers, y otras Lucys.

Ese cambio fue muy duro, porque esos no se dejaban.

Muchas veces he pensado si Dios no será así: un Señor que juega sobre una sabana a indios y vaqueros, y que , no se sabe por qué, le zurra más, al que más quiere.

Pero al final siempre gana el pobre indio.

Pienso en Manuela. No se merece lo que está pasando. Nadie entendemos las razones de todo esto.

Son las seis de la mañana, y le pido a Dios que se acuerde de mi pobre, triturado, mellado indio.

Que hoy es india.

miércoles, 27 de agosto de 2014

PARÁBOLA ABISAL.


Jacques Piccard y Don Walsh consiguieron descender en el batiscafo Trieste hasta el mismísimo suelo de la fosa de las Marianas, la mayor profundidad abisal con más de 11 km, situada en el Pacífico Occidental.
Piccard divisó en el fondo arenoso lo que describió como un pequeño pez plano de unos 30 cm de longitud.
Hay vida en las profundidades de la fosa. Son organismos vivos unicelulares, una forma de plancton hasta entonces desconocida, y se calcula que dichos seres podrían haberse formado hace seis millones de años.
El problema en este lugar radica en la ausencia de luz y sobre todo en la enorme presión, mil veces mayor que en la superficie de la Tierra. Sin embargo, incluso el lugar más profundo de los océanos contiene vida.
Son seres transparentes, traslúcidos, de vivísimos colores en sus contornos.
Viven en la completa oscuridad, un rayo de luz los mata. Todo es silencio.
Así sucede con los motivos de algunos amores. Tienen que vivir en silencio y en la oscuridad. Si los sacaran a la luz y nos hablaran de ello, nadie los entenderían, y esa misma indiscreción los mataría.
Porque la gente los tomaría por locos, o perversos , incluso de estúpidos.
El amor es un misterio que importa solo a dos.
No des razón de lo más profundo de ti.

martes, 26 de agosto de 2014

UNA ENTREVISTA.

Fuimos hace unos días al Carlos III para una revisión.

Le pedimos a la doctora saber en qué fase estábamos, qué evolución presumía que se podía dar,  en fin, estábamos desconcertados, y necesitábamos salir de la incertidumbre.

La doctora, bata blanca, pelo corto, pequeñita, pasitos cortos, decididos,  mirada dulce, como la hermana pequeña de Yogui,   nos habló con un respeto infinito, pero  a calzón quitado.

- Bueno, vamos a tratar de asuntos que no os atrevéis a hablar entre vosotros, y que es bueno que los saquemos ahora a la luz.

-  Esta enfermedad no tiene cura.Te vas a morir. La media en los enfermos está en tres, cuatro años.

- De los seiscientos enfermos que atendemos hay alguno  con más de veinte años de vida desde su diagnóstico. Así que mejor vivir al día.

- Tu evolución es lenta: has perdido el habla, esto afecta la respiración, la movilidad en manos y pies, pero a efectos de precisión: has perdido fuerza para abrir un bote de nescafé, desenroscar un recipiente, pero puedes ducharte, puedes andar...hay que luchar por mantener eso.

- No sufrirás al morir. Es algo parecido a una muerte dulce, como la del gas: deja de llegar oxígeno al cerebro y en dos segundos te vas. No pienses en un ahogo en medio del mar, no es así.

- Tienes un detalle que veo en pocos enfermos: te brillan los ojos. Tienes una mirada de esperanza, de vida. Tendrías que ver la de enfermos que vienen aquí con la cara mustia, un rictus de desesperanza permanente. Ya están muertos, y no es por la E.L.A. Tú no. Tú tienes muchas vida, y muchas ganas de vivir.

- Es normal que estés muy fatigada y sin ganas de hacer nada, que quieras estar siempre postrada. En realidad es como si llevarás, además de tu cuerpo, cuarenta kilos más , esa sensación es muy normal. En ese sentido, haz lo que te venga mejor para descansar.

- ¿Queréis saber algo más?...

Podéis imaginar nuestras caras.

- Gracias, hija de la gran puta - estuve a punto de decirle.

Pero la verdad es que nos vino muy bien tanta claridad. En realidad, nos dijo cosas que ya sabíamos, pero que entre nosotros nunca terminas de encontrar el momento de hablarlas.

Bueno, esa conversación, poco a poco, la vas digiriendo (¡quién fuera vaca para tener cuatro estómagos, y poder masticar y rumiar  dos veces algunas verdades!).

Cada uno lo hace a su modo. Vuelven los silencios. Alguna lágrima que enjugas al llegar a casa y encontrarla llorando...y la vida sigue

Ese día nos hicimos esta foto.


domingo, 24 de agosto de 2014

COLABORA CON LA ASOCIACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN DEL E.L.A.

Se ha puesto de moda este verano echarse un cubo de agua helada para concienciar a la gente a que colabore en la investigación de la E.L.A. ( Esclerosis Lateral Amiotrófica).

Es una enfermedad degenerativa de las llamadas raras, sin cura a día de hoy.

Manuela, como sabéis, padece esta enfermedad desde hace un año. Nosotros estamos en un programa de investigación en el que participan hospitales de todo el mundo, dirigidos por neurólogos de cada uno de ellos.

En el Carlos III somos cerca de 70 pacientes que seguimos estos ensayos.

También  estamos afiliados a la Asociación de enfermos de E.L.A.

Ayer hicimos un vídeo para unos amigos, pero pensé  compartirlo con vosotros para que podáis colaborar, el que quiera, y hacer un viral, el que quiera.

Lo importante, como imaginaréis, es donar algo, por pequeña que parezca la cantidad, pues estamos en una carrera, de fondo para los que investigan, y sprintando los que la padecen.

CUENTA CORRIENTE ELA ESPAÑA

ASUNTO :CUBO DE AGUA 


ES58 2100 2415 4302 0011 0963

MÁS INFORMACIÓN AQUÍ

Muchas gracias a tod@s.

video

EL CUCU CANTANDO ESTÁ.


Ando por un bosque cerca de Simancas.

Al amanecer es algo mágico. Es la fresca de esas horas, siempre acompañada de una brisa que anuncia el día. Es la luz que transforma lo que toca con sus dedos: el campo segado, los pinos, los surcos , la senda sinuosa.

Ves, pero también escuchas- Y los sonidos son de aire, de conejos que cruzan asustados el camino...luego vendrán las chicharras, que en agosto son estrepitosas.

Escucho un CUCU cantar.

Tiene gracia. Recuerdo una canción que cantábamos en casa de bien pequeños, y que aún cantamos en las reuniones familiares, la última hace pocos meses.

Es una de nuestras favoritas.

La canto mientras ando:

Patito patito, color de café

Por qué estás tan triste quisiera saber.

Perdí y a mi patita color de café

Por eso estoy triste , y muy triste estaré.

En el pinar, junto a la martes

Resuena el eco de un cantar

El Cúcu cantando está

Cucú, cucú, cucú.

¡Escucha, es una preciosidad!

Cualquiera que me viera pensaría que estoy loco.

Es mi infancia: el que ha cantado en familia en un coche, o en casa, o regresando de no se sabe dónde, sabe de qué hablo.

Si no: me tomarás por loco.

Mira la naturaleza que te rodea, mírala bien y escúchala. Allí, el cuclillo; en los árboles, multitud de pájaros…, ve a saber cuáles…, piando y trinando, los grillos en la hierba, el viento pasando entre las hojas. Un gran concierto que vive su vida, completamente indiferente, ajeno a lo que me sucede, a la muerte que estoy esperando. Las hormigas no dejan de caminar, los pájaros cantan a su dios, el viento sopla.

¡Qué lección! Por eso estoy sereno. Desde hace meses, dentro de mí hay un foco de alegría que irradia en todas direcciones. Tengo la impresión de no haber sido nunca tan ligero y feliz.

Y si me preguntas: ¿Cómo estás?, te diré: Estoy perfectamente, mi mente es libre, me siento de maravilla. Aunque, eso sí, me gustaría que Manu sintiera y entendiera lo que veo tan claro. Porque eso sí que me duele.

Llegará a su manera, la suya, y vendrá de su infancia, de su familia, de su pueblo, de sus recuerdos, los de verdad.

Llegará. Estoy seguro.

sábado, 23 de agosto de 2014

POLIZÓN.

La enfermedad me ha hecho, de un modo imprevisible, emigrante del mundo que habito.

Mi tiempo, el de los dos, es diferente al de la gente que nos rodea. Y el mío al suyo, y el suyo al de los demás.

Ahora estoy aquí de polizón de un barco que se dirige, parece, a la última playa , que cruza el mar como el tachón en el  cuaderno de una niña que reirá porque ya no tiene miedo.

¿Y yo?...¡si no sé nadar!

viernes, 22 de agosto de 2014

VOCACIÓN.

Leo una entrevista que le hicieron a Nureyev, el  bailarín ruso.

Le pregunta el periodista qué consejo daría a un joven que quisiera dedicarse al ballet.

- Que  si puede, que lo deje- respondió.

Eso es la vocación, la de verdad: no puedo dejarlo.

"No puedo dejarte". La única razón para quererte es que no puedo evitar vivir contigo. No puedo olvidarte , no puedo no hacerlo.

Incluso cuando quise, no pude.

jueves, 21 de agosto de 2014

EL ARCA DE NOÉ.

Mi memoria se nutre de los besos que me diste, de las miradas que te bebí, de las noches de insomnio comiéndonos a bocados la madrugada.

De las mentiras que  te dije, de las lágrimas, de los lo siento por tanto olvido.

Mi memoria , que es mirarte mientras duermes y susurrarte te quieros.

O reírnos a carcajadas por un pedo atravesado y de una sonoridad espléndida.

En tu arca de Noé metiste a este bicho, y le enseñaste a estarse quietecio escuchando cuarenta días de lluvia.

¡Bendita tú, Manuela, entre todas las mujeres!

miércoles, 20 de agosto de 2014

¿DE QUÉ QUIERES QUE HABLEMOS'

Leo estos días a José Luis Sampedro "Escribir es vivir".

Allí hace un repaso de su obra literaria con la pauta de su biografía.

Habla del fallecimiento de su  primera esposa en 1986.

"No voy a contarles ahora lo que significa semejante pérdida: quien haya pasado por ello sabe que nos enfrentamos a dos problemas que se retroalimetan. Por un lado el shock afectivo, enfrentarse al dolor, al sufrimiento y a la muerte, para lo cual en nuestra educación occidental se nos prepara poco y mal...

Y por otro el problema de cómo reorganizar tu existencia sin la persona en torno a quien estaba estructurada".


Me ha llamado la atención, y he tomado buena nota, el siguiente párrafo:

"Ella nunca había querido hablar de estas cosas ( se refiere a la enfermedad y la muerte); en cambio, cuando llegó el momento, me decía con toda naturalidad que no saldría viva del hospital, que qué iba a hacer yo y, cuando la interrumpía con frases como "mujer, no digas esas cosas"...ella me replicaba serenamente ; "¿y de qué quieres que hablemos?"...

Sin embargo, "el último mes y medio fue el de mayor compenetración de toda nuestra vida en los que , ya imaginarán, hubo de todo".

"Por eso digo que la muerte también puede tener una cara hermosa".

Manuela está en la fase de "no querer hablar de estas cosas".

Pero sé que llegaremos a la "¿de qué quieres que hablemos".

Un hallazgo que agradezco a este gran tipo.

martes, 19 de agosto de 2014

ADOCTRINAR.

Lo descubrí gracias a Manuela, y fue un hallazgo.

Un día me comentó qué necesidad tenía yo de juzgar a la gente.

- Siempre estás con que si esta persona es así, asá, le pasa esto, o lo otro, es feliz, o se entera , o no se entera.

Y era cierto. Tenía una segunda naturaleza allá dentro, fruto de muchos años de meterme en la vida de los demás.

Cuesta mucho desprenderse de ese hábito, peor que el de fumar.

Vivía en el adoctrinamiento.

Lo que yo, estupidamente, creía que era "formación", o falta de ella, en realidad era "adoctrinamiento". El error es pensar que si quieres a alguien le debes adoctrinar.

Pues no señor: si quieres a una persona, respétala , déjale en paz, y provócale para que piense por sí misma, sin darle un catecismo, un vademecum, o un prontuario.


lunes, 18 de agosto de 2014

QUILATES.

El acto de  creación de cualquier obra está imbricado en la vida de su autor, como la raíz de un árbol en la tierra donde nace.

Por eso es tan importante conocer la biografía de esos autores. 

De cualquier pintor, escultor, poeta, escritor, entendemos mejor su obra si conocemos su vida.

En la obra humana que es la vida de cada quién,  también es así. Comprendemos mejor a ese bancario, a esa profesora, a ese chófer de autobús, a esa administrativa, a tal médico, si  nos fuese dada   conocer su biografía.

Pero hay un momento , sin duda, que todo eso florece de una manera espontánea.

En la enfermedad diagnosticada como irreversible y fatal.

Florece para el enfermo, y para los que le acompañan. Todo emerge y se manifiesta naturalmente: lo bueno y lo malo, los quilates y las aleaciones burdas, la entereza y  la cobardía...

Y, sobre todo, el amor.

viernes, 15 de agosto de 2014

EL PÁBILO

Las entradas del Pábilo  ya no  serán diarias.

No resulta fácil describir etapas  que se hacen duras.

Un pastorcico solo está penado,
ajeno de placer y de contento,
y en su pastora puesto el pensamiento,
y el pecho del amor muy lastimado.

2. No llora por haberle amor llagado,
que no le pena verse así afligido,
aunque en el corazón está herido;
mas llora por pensar que está olvidado.

3. Que sólo de pensar que está olvidado
de su bella pastora, con gran pena
se deja maltratar en tierra ajena,
el pecho del amor muy lastimado.

4. Y dice el pastorcito: ¡Ay, desdichado
de aquel que de mi amor ha hecho ausencia
y no quiere gozar la mi presencia,
y el pecho por su amor muy lastimado!

5. Y a cabo de un gran rato se ha encumbrado
sobre un árbol, do abrió sus brazos bellos,
y muerto se ha quedado asido dellos,
el pecho del amor muy lastimado. 


Fiesta de la Virgen, de la que espero todo.

Hoy amaneció  así.





jueves, 14 de agosto de 2014

TU NOMBRE.

Manuela se pasa  muchas horas  del día  postrada  y recogida sobre sí misma.

No está bien.

Me gustaría saber qué pasa por esa cabecica. Aunque lo  supiera no creo pudiera hacer nada: ¡es tan personal el dolor!

Romano Guardini en su libro "El fin de la modernidad" recurre a una escena de Kim, de Ruyard Kipling, en la que «Kim se sienta junto a una pared y se dice a sí mismo: " Yo, Kim; yo, Kim ". Se da cuenta de que cada vez llega más hondo y quiere arribar en ese punto donde nombre y ser se identifican. Sin embargo, inmediatamente lo deja; y lo deja tantas veces cuantas lo intenta. Pero un viejo brahmán está junto a él y asiente con tristeza: " Lo sé; sé que no se logra" . El verdadero nombre es una meta que nunca se logrará».

Manu, quizás, y de modo inconsciente, está en esa fase.

No sé en qué isla de Oceanía sólo se nombra a una persona cuando se muere. Cuando nace le llaman, provisionalmente con nombres genéricos...sólo al morir sabremos cuál ha sido nuestra condición moral en esta vida. Hay que esperar al desarrollo de nuestra vida para que puedan identificarnos.

Esto choca con nuestra mentalidad consumista , de búsqueda del placer y el bienestar inmediato: sólo existen momentos placenteros sin antes ni después. De esa forma  la vida es una suma de trocitos, imposible realizarla de modo perfecto y completo.

¿Cómo me nombrarán al final de mis días?

De Manu sé ya su nombre.

Un proverbio griego afirma "a nadie hay que alabar como feliz antes de su muerte".

Hoy amaneció  gris acerado, de aire enloquecido, con un mar picado, y un viento purificador.


miércoles, 13 de agosto de 2014

SE APAGA.

Estos meses encontré  gente  que  piensas  que son de  otra  pasta porque les acompaña una marca de prestigio.

Son sacerdotes, monjas, frailes, personas que un día entregaron su vida a Dios. Hoy viven  una entrega con horarios.

En su mayoría , esa entrega  ha  quedado en una especie de SEUR profesional y aburguesado. ¡Cómo viven los tíos!

Podría contar  con los dedos de una oreja  los que  conservan el fuego de su primer amor.

No  quieren líos, aunque  sus líos  personales son provocados por necesidades  tremendamente anónimas.

Es  todo un mundo que se derrumba, y ellos lo saben.

Son  personas que a uno le da miedo:  desprecian la vida cuando ve gente buena, personas ejemplares, vidas limpias...y no porque no se lo crea, sino porque se lo cree y le fastidia su contemplación. Está harto del bien, de la belleza, de la entrega de otras personas a los demás. No está cansado del mal, está cansado del bien.

Probablemente alguna vez en su vida hicieron ese bien  y creyeron en esos ideales que ahora miran con cinismo y distancia.

Es, quizás, la peor desesperación. No es una desesperación que nace del cansancio del sufrimiento, sino del cansancio de la alegría. Y eso es muy peligroso. Es gente envenenada y que envenena.

Nosotros envejecemos con nuestros pecados, algunos pecados nos arrugan siendo jóvenes hasta más allá del siglo. Y el alma se marchita con nosotros. Se va muriendo el chaval que había en nosotros, su inocencia, su alegría, su generosidad...hasta caer en un escepticismo caduco, deteriorado y triste.

A mi es lo que más miedo me da.

Sólo Dios, que es un Niño Grandón que crea las cosas con la Alegría de los niños, puede hacernos volver a ése otro que fuimos.O un amor que nos haga otros.

Ese amor que ahora bocanea sin oxígeno, que me dio luz, que me hizo cambiar, y hoy tengo que juntar las manos, protegerlo de un soplo que lo apague.


martes, 12 de agosto de 2014

SIN FUERZAS.

Ayer, regresando de la Batería de Cenizas,  Cuartel inaugurado en 1927, hoy abandonado, que tiene una panorámica sobre el mar sobrecogedora, con acantilados de trescientos metros...ayer, digo, encontré al regresar en el Cabo de Palos, un velerín que las estaba pasando regulín para salir del puerto por la cantidad de aire que hacía. Le costaba al tío poner la vela en vereda.

Cuando el viento sopla a tu favor es fácil llevar la barca de tu vida. Lo difícil es cuando sopla en contra: el viento viene hacia mi, y yo quiero ir, precisamente, hacia donde me viene el viento. Antiguamente cuando eso sucedía plegaban las velas y a remar. Aún hoy hay quien hace eso. Por ejemplo, los que en el barco de su vida no saben de vientos. No les queda más remedio que ir dale que te pego a remo y a güevo. Pero eso es agotador.

Los voluntariosos actúan así. Pero el que sabe algo, conoce que si pone la vela en unos 45 grados con respecto al viento, el propio viento le impulsará hacia adelante y un poco a la derecha. Así que sólo hemos de corregir la trayectoria un poco con el timón, y estaremos aprovechando el viento contrario para ir allí donde queremos ir, y sin esfuerzo.

A eso se le llama flexibilidad. El que rema contracorriente no es flexible, y se agota. El que usa el timón, es flexible y utiliza las circunstancias a su favor. Das más vueltas, quizás, pero terminas llegando. Y cuando llegas no estás agotado, te da tiempo a tomarte unas cervecitas.

El mar calmado no hace buenos marineros.

Escribo de oídas, claro, porque  en  ocasiones como  las  que estamos  pasando  el mar  parece  un sidral de  una densidad que hace imposible  cualquier  avance.

Todo  es  de  una  quietud desesperante. Se  vive  inmóvil, agazapado  sobre  uno mismo. Sin  fuerzas.

lunes, 11 de agosto de 2014

PASARLO PUTAS.

Ayer ,  en el Barullo, en la entrada "En eso  estoy", alguien  comentó  lo siguiente...

No tengo ni idea de lo que te pasa, y tampoco importa mucho que lo sepa. Pero suena regular. Cuando te das cuenta que álguien no disfruta del presente es que lo estás pasando putas. 
Analizar a los demás cuando la vida te golpea donde más duele es lo primero que te viene a la cabeza, pero es injusto, muy injusto, fijarse en los otros en esos momentos es mentira, no te puedes comparar. Es más, te haces daño a ti mismo. 
Realmente lo que pasa es que ya no eres uno más. 
Bendita normalidad, esa es la frase. 
Ya no estás en su juego, y es tontería que intentes entrar, ni los entiendes, ni te entenderán. 
Cuando te canses de llorar, cuando los días dejen de ser grises, te encontrarás. Verás las cosas desde otra perspectiva, desde otro ángulo, desde otro lugar. Y eso amigo ni es bueno, ni es malo,,, es la vida que te ha tocado vivir,,
Abrazo.



Se puede interpretar de muchas  maneras  el  comentario.

Yo  creo que  sí  tienes  idea  de lo que  me pasa.

Parece que , en espejo, quisieras que  lo esté  pasando putas,como dices.

Pero no.

Una pena, lo sé...pero no es "putas"  como lo estamos pasando. 

Esta  madrugada   la luna bailó con  el sol.

  

domingo, 10 de agosto de 2014

MADRUGADA.



Paseo de madrugada entre restos de un botellón cerca de casa.

La novida es espectacular.

Nadie parece atender a nadiie.

Se quejan unos descamisados de una noche en blanco...no han tocado teta, dicen.

Ellos  son muy de abdominales, y así  se muestran.. Se dan un aire clonado bastantes de ellos.

Ellas van de fiesta, muy cortas. No hay que hacer ningún esfuerzo para verles el triangulillo.

Todas se retiran, son las nueve de la mañana, en parejas de amigas.

Veo estos tortolillos. Son una excepción. Con Manuela también tuvimos noches así. Muchas noches.

Eran maravillosas.


sábado, 9 de agosto de 2014

IMPOSTACIÓN.

Hay gente que se ve en la obligación de vivir en la “alegría”. Tienen la obligación de ser alegres, tanto, que en algunos lugares es una norma de siempre. Eso les obliga a andar de una manera un tanto impostada, forzada , impuesta y encorsetada.

Pero así no hay manera, y ese maquillaje, cuando llega la noche y los ojos se limpian con una loción removedora , y se usa un tonificante facial , y se termina con una pasadita de desmaquillador, se descubre a un gruñón, o a un triste, o a un profesional de la mueca dibujada en forma de estiramiento facial.

La alegría , o es natural, o no lo es. Hay quien exagera su alegría, pero es ficción porque, coño, tampoco es para tanto. Lo mismo que hay quien agranda sus tristezas, y gusta de un cierto exhibicionismo llorando en público lágrimas democráticas que, en fin, suenan a ficción. Parecen Nerón llorando en el vaso lacrimal por su amigo Petronio. Y más si las cámaras, siempre atentas a un primer plano que sabe que va a suceder, recogen ese momento “espontáneo”.

No olvidemos que las productoras que graban esas imágenes, y de esa manera, son propiedad del partido o de la institución de turno. Nada es casual en las imágenes de los telediarios, ni en ciertas tertulias, ni en informes semanales, nada es espontáneo. Todos se saben observados por un cámara amigo, con un guión previsto, y unos gestos ensayados.

La alegría , y la tristeza, es otra cosa.

viernes, 8 de agosto de 2014

PESADOS.


Ayer anocheció en el misterio.

Hay gente que trata al enfermo como si ellos  estuvieran enfermos.: van un paso por delante.

No soporto quienes quieren arreglarte la vida según sus criterios: compran lo que a ellos les gusta, te exigen según sus criterios, su familia sí que sabe querer de verdad.

Son unos pesados.


jueves, 7 de agosto de 2014

JUEVES.





Hoy amaneció sereno, entre gaviotas y  un velero que se desliza en aguas tranquilas.

Ayer paseé por Cartagena . Esperando, me perdí paseando por el centro, y me hice fotos aquí y allá.

Tramitamos la baja permanente de Manu,  la  definitiva, la absoluta.

La vida sigue.

Esperando el  milagro de los amigos que descuelgan el paralítico e  interceden por el enfermo.


miércoles, 6 de agosto de 2014

DIAMANTES BRUTOS

Los cristales emocionan cuando se entiende que ese brillo provoca un sentimiento sagrado.Por esa razón las  piedras preciosas no tienen edad. Vienen de un pasado de miles de años, y así seguirán dentro de mil años. La gema ha estado oculta durante milenios a nuestros ojos, petrificada, informe, mineral.

Alguien la encuentra, la corta y la pule, y lo que era una rugosidad muerta, amorfa y anónima, se descubre de una belleza , no se ha encontrado otra palabra mejor, “preciosa”. Decir “piedra” , y a continuación “preciosa” parece un dislate y, sin embargo, hay piedras de una belleza exquisita. Lo será por su color, por algún reflejo óptico inusual,por su rareza, o por la forma del cristal tallado.

Se ha usado mucho la metáfora aplicada a las personas vistas como “un diamante en bruto”.
Yo creo que mucha gente es un diamante sin pulir o, si se prefiere, una piedra sin encontrar, o un mineral solidificado en las entrañas de lo oscuro. Todo está en quién te encuentre.

¿Quién te encontró?

La belleza de las gemas no está sólo en el color, o en su brillo, lo mismo que la belleza de las personas no se define sólo por sus medidas físicas, sus ojos, o su tipo. Si no,¡estaríamos buenos!

En las piedras preciosas se mide también la belleza incolora,como el diamante, o sus impurezas, también por el  brillo, de nácar, o como el jade, céreo. Las hay trasparentes, y opacas, algunas tienen efectos ópticos maravillosos de iridiscencia, o las que llaman “ojos de gato”, que tienen inclusiones en una dirección.

La dureza también es un valor, lo mismo que la fragilidad, o la resistencia a los agentes externos.

Para Valle Inclán la luz de los cristales tiene algo de oración. Un cristal habla de milenios de silencio, de imperturbabilidad, de quietud, que son aspiraciones del alma que reza. Ese cristal estuvo cerca de Dios, cuando andaba creando la Tierra.


Nunca  entendí que para  representar a Dios, ni para adornar personas consagradas, ni para excusar la vanidad de los templos,se vistan de oro y diamantes.

Porque no, porque Él las despreciaba, y porque es la misma codicia, disfrazada de  generosidad.

Hoy amaneció  así:otra  forma de  vestirse  de oro  y muy  barata.





martes, 5 de agosto de 2014

LA LUZ DEL MUNDO

Hoy desperté de madrugada y fui de amanecida a un acantilado.

La luz es invisible . Es  nuestra  atmósfera la  que   permite  que veamos, por esa razón en la  luna sólo se ven  los  objetos  iluminados  por  el  sol.

El amor es invisible  también -  sólo vemos  su  huella reflejada  en  los demás.

Sólo  así se entiende ese YO  SOY  LA  LUZ  DEL  MUNDO.


domingo, 3 de agosto de 2014

HOY

Hoy no hicimos foto del atardecer desde la terraza.

Hoy , una sonrisa, el mejor paisaje.

TODAS LAS CARTAS DE AMOR...


Todas las cartas de amor son
ridículas.
No serían cartas de amor si no fuesen
ridículas.

También escribí en mi tiempo cartas de amor,
como las demás,
ridículas.

Las cartas de amor, si hay amor,
tienen que ser
ridículas.

Pero, al fin y al cabo,
sólo las criaturas que nunca escribieron cartas de amor
sí que son
ridículas.

Quién me diera el tiempo en que escribía
sin darme cuenta
cartas de amor
ridículas.

La verdad es que hoy mis recuerdos
de esas cartas de amor
sí que son
ridículos.

(Todas las palabras esdrújulas,
como los sentimientos esdrújulos,
son naturalmente
ridículas).


**Heterónimo A. Campos (F. Pessoa)Versión de Miguel Ángel Flores-


Amanecer de hoy en la bateria de Cenizas.

  

sábado, 2 de agosto de 2014

CUÉNTAMELO OTRA VEZ ( Amalia Bautista)



 "Cuéntamelo otra vez, es tan hermoso

que no me canso nunca de escucharlo.

Repíteme otra vez que la pareja

del cuento fue feliz hasta la muerte,

que ella no le fue infiel, que a él ni siquiera

se le ocurrió engañarla. Y no te olvides

de que, a pesar de los problemas,

se seguían besando cada noche.

Cuéntamelo mil veces, por favor:

es la historia más bella que conozco".

Me llegó este poema como llegan las cosas buenas de la vida, sin
esperarlas.

Lo leí por primera vez en el coche casi sin caer en la cuenta del significado de sus versos.

Volví a releerlo, y me pareció una buena letra para una hermosa canción.

La tercera lectura fue como una oración. 


Algo me inquietó, y no sabría decir si era de la propia estructura de la poesía, del anhelo frustrado que deja caer la autora sobre su propia biografía sentimental...o de mi que, en espejo, me veía también muy lejos de esa “historia más bella que conozco”...que ya nunca podré tener, nunca podré disfrutar, y que no puede ser contada a nadie.

Y me eché a llorar en el coche por el niño  que no seré.

Hoy...amaneció maravillosamente.